sábado, 7 de marzo de 2015

San José en el Misal Romano de 1970



Te presento un artículo aparecido  en : Actualidad Litúrgica, año XLIV, n° 243, pp. 7-10

Solemnidad de San José en el Misal Romano (Missale Romanum) de 1970

Me declaro con sano orgullo: egresado del Instituto Superior de Liturgia de Barcelona, en el cual, al culminar los estudios, se me pidió la presentación de un trabajo formal que pusiera a prueba la capacidad de síntesis y la aplicación de una metodología razonable tratando un tema que toque parte de la interdisciplinariedad del estudio de la Sagrada Liturgia1. Ocupado en estas cosas cayó bajo nuestra mirada la llamada "carta magna" de la josefología2, la Exhortación apostólica Custodio del Redentor (Redemptoris Custos), de Juan Pablo II, publicada con motivo del centenario de la única encíclica de la historia del Magisterio dedicada enteramente al culto a San José, la Quamquam pluries (Aunque ya muchas veces) de León XIII.

Leyendo y releyendo su contenido, se descubre que no hace otra cosa que resaltar las virtudes y especiales funciones con que el actual formulario eucológico (de oraciones) lo celebra con solemnidad el día 19 de marzo. Allí encontramos la veta dorada que había de introducirnos en la gran mina del estudio de dicha solemnidad según el Misal de Pablo VI. Éste es el estudio que quiero compartir ahora "desde las aulas".

Pero, a la par, hacían su aparición grandes dificultades: ¿cómo hablar del que nunca habló?, ¿del hombre que en los evangelios no tiene ni una sola palabra?, ¿cómo ubicar al hombre del silencio en el mismo silencio en que la liturgia y el Magisterio de la Iglesia lo tuvo por largos siglos?

Salir de este primer escollo tendría solución: dedicar un primer capítulo a confeccionar el itinerario de su culto y descubrir el interés de los evangelistas, en especial Mateo, de valorar y resaltar su figura en el misterio de la salvación. Luego, el paso desde los evangelistas de la infancia –Mateo y Lucas– a la doctrina patrística, que tiene que pasar por un puente que aunque resulte incómodo por lo fantasioso y poco ortodoxo, no deja de tener sus aportes interesantes, algunos hasta fijados fuertemente hoy a la Tradición; se trata de los apócrifos que son tenidos en cuenta por los santos Padres.

Veremos cómo se va concretando el culto a San José aisladamente en comunidades locales, especialmente entre los coptos de Egipto, donde José fue un desplazado con su Sagrada Familia. Llegaremos a los siglos XV-XVI, donde el florecimiento de su culto se va haciendo más público y universal y desembocará en su nombramiento como Patrono universal de la Iglesia en 18703, a petición de los Padres conciliares.

Así, un primer capítulo tratará de acercarnos desde una triple perspectiva: los calendarios antiguos, los documentos pontificios y algunos acontecimientos concretos, a la manera como hoy la Iglesia lo celebra. Y precisamente concluirá haciendo referencia al viaje a Camerún del Papa Benedicto XVI, que coincidió con la celebración del día 19 de marzo y en la que aprovechó para poner a su propio patrono "Joseph", como ejemplo a seguir por los fieles de todo el continente africano.

El capítulo segundo vendrá a ser como la concreción de todo el trabajo y se dedica después de algunas notas previas, que creemos necesarias para abordar el tema principal, al análisis de cada una de las piezas eucológicas (oraciones) que el Misal Romano de 1970 y sus ediciones posteriores nos presentan para la solemnidad. Así, tratamos de escrutar en cada una de las oraciones presidenciales y aún en las antífonas de entrada y poscomunión aspectos puntuales como: la historia de su composición y sus fuentes, su forma y estructura, las resonancias bíblicas que presenta; finalmente la teología que nos refiere y la espiritualidad que inspira.

Es de notar que en la presentación de los textos optamos por una triple versión: la anterior presentada en el Misal de 1570 (menos el prefacio, que no existía para entonces)4; la actual de la edición típica, que es igual para las posteriores, incluyendo la editio typica emendata (Edición típica corregida) 2008, y en tercer lugar, la versión castellana del Misal de la Conferencia Episcopal Colombiana de 1972. Ello por razones argumentadas en el contenido.

No quisimos obviar al final de este análisis del segundo capítulo, un acercamiento a la polémica y discutida decisión que durante la década de los 60 causó la introducción del nombre de San José en el, intocable por catorce siglos, Canon Romano, motivada por su Santidad Juan XXIII.

El tercer y último capítulo, presentará las razones por las cuales se pudo haber elegido el título de la solemnidad: "San José, esposo de la santísima Virgen María" y no otro. Se mostrará con argumentos sólidos cómo ese título que hace honor al primer y principal ministerio de San José tiene una historia, después de los datos bíblicos, que nos llevará a tratar sobre la perfección, validez y veracidad del matrimonio de José con María.

En cuanto a la metodología hemos de anotar que optamos generalmente por la tríada hegeliana, tanto en la manera de dividir los temas tratados como las perspectivas aplicadas a cada uno de los capítulos, así: en el primero, la histórica; en el segundo, la analítica, y en el tercero, la sintética; todo ello conservando parámetros lingüísticos y explicativos que nos mantuvieron al mismo tiempo en un plano pedagógico, con altura académica y rigor científico.

La bibliografía la quisimos dividir de manera que los ejes temáticos tengan sus propias obras a consultar, de manera especial se encontrará el lector con un nutrido elenco de obras articulistas de los frailes de la Orden de Carmelitas Descalzos, grandes promotores de la devoción a San José.

Habiendo llegado al final de un plan de trabajo trazado con algunos presupuestos sobre el tema, hemos de expresar que hubo cambios normales en la temática original, puesto que en el transcurso fueron apareciendo otras prioridades temáticas que en aquellos presupuestos no se podrían calcular. Algunas conclusiones que a continuación presentamos corresponden a cada uno de los apartados, pero no expresan el cúmulo de aprendizaje adquirido sobre el tema, sólo son unas líneas puntuales que a su vez plantean, algunas de ellas, otros retos y proyectos de estudio posteriores que pueden ser materia a trabajar para alguno de los lectores de estas líneas.

El análisis de la eucología (oración) propia para la solemnidad, tema que nos ha ocupado en este trabajo, se vería en un callejón sin salida si quisiera prescindir de un marco bíblico-histórico de la figura de San José en la vida y en la misión de la Iglesia; tema que hemos abordado, pues, en un primer capítulo y que ofrece luces para comprender mucho mejor el formulario oracional del Misal de Pablo VI para la Misa de San José.

Si bien es cierto que recientemente se celebra el 19 de marzo como solemnidad de San José, no se puede afirmar que el santo Patriarca haya estado olvidado desde los primitivos tiempos de la Iglesia, sino que ya en sus comienzos existió una tradición cristiana muy fuerte y al mismo tiempo muy local, recogida por los evangelios de la infancia; luego, a su manera por los apócrifos, e inmediatamente después por los primeros Padres. De manera que quienes afirman el gran silencio de San José en la liturgia se refieren a que apenas hasta el siglo XV aparece "oficialmente" su nombre en la liturgia romana.

Para ahondar en un itinerario del culto a San José se han de tener en cuenta otras ciencias auxiliares, como la iconografía, la literatura popular Josefina, la liturgia con sus diversos calendarios, las tradiciones orales judías, entre otros temas. Hay que dejar aparte, como lo hemos hecho, las intuiciones o la literatura en extremo mística, que lo que hace es desfigurar su historia y arriesgar la sana ortodoxia con la que se ha de hacer el recorrido histórico que desemboca en la celebración actual con su propia eucología (oración)6.

Creemos que se hubieran podido tener más en cuenta las fechas de antiguos calendarios o los tiempos de celebración de otras familias litúrgicas, para que la solemnidad fijada para el 19 de marzo no coincidiera siempre con el tiempo de la Cuaresma, puesto que tal solemnidad pareciera romper el itinerario y ambiente propio de ese tiempo7.

Si bien el Papa León XIII, en 1870, nombra a San José Patrono universal de la Iglesia, ese título no lo tiene en cuenta la liturgia; parece que no existiera su patronazgo universal para los títulos de las fiestas litúrgicas en que lo honramos. Dicha mención sí existió para el calendario oficial de la Iglesia hasta la primera mitad del siglo XIX, y se celebraba en el tiempo de la Pascua. En fin, es Patrono, pero no se le celebra como tal. Dicho por algún autor de los consultados: "San José parece no haber tenido suerte con los dicasterios; tampoco con los liturgistas".

En la iconografía sacra, para las imágenes que se veneran en los templos, se podría optar por figuras más jóvenes, que no tuviesen tan en cuenta los escritos apócrifos que lo presentan anciano, un poco decrépito y casi ridículo, todo para salvar el dogma de la virginidad de María; cosa que no ocurre en los datos bíblicos.
Constatamos que la liturgia romana aporta aspectos importantes al misterio de San José, sobre todo desde la reciente renovación sufrida en la eucología (oraciones) Josefina, ahora mucho más concreta y pertinente. De hecho, encontramos citados los mejores textos bíblicos y aparece bien claro que los títulos josefinos de "custodio y depositario" de los misterios divinos es, desde la liturgia, donde mejor le han sido aplicados y explicados.

La eucología (oraciones) de la solemnidad, que celosamente guarda aquí las características romanas de ser breve, clara y sobria, ha bebido de diversas fuentes y presenta gran novedad frente a las oraciones de misales anteriores, puesto que se limita a presentar los datos bíblicos sobre San José, prescindiendo de reflexiones pías y hasta fabulosas que se podían encontrar en oraciones para la Misa en textos anteriores.

9. Notamos la gran variedad de recursos de los cuales los
Padres conciliares dedicados a la confección de esta Misa
tuvieron que ir discerniendo: las oraciones inmediatamente
anteriores o las reflexiones y sermones de los Padres, como
en el caso de la collecta (oración colecta); las oraciones de otros misales que
era necesario pulir para introducirlas en el esquema romano, como es el caso de la oración super oblata (oración sobre las ofrendas), o el reto de ir
confeccionando una nueva oración con elementos ya hechos
y otros de nuevo cuño, brotados del desarrollo teológico y
litúrgico del mismo Concilio, como es el caso de la post communionem (oración después de la comunión).

La implícita mención de la Virgen María como "madre" en la oración sobre las ofrendas y como "esposa" en el prefacio, en ambos casos en relación estrechísima con San José, a quien se le posiciona justamente, es una novedad de esta eucología (conjunto de oraciones) posconciliar frente a oraciones antiguas en las que pesaba más la contraposición y contraste, con cierta dureza, entre la generación eterna, por la que Jesucristo nace del Padre "sin madre", y la generación temporal, por la que nace de su Madre María "sin padre"8. Tal eucología, que bebía de Concilios anteriores y de algunos Padres para los que la figura de San José estaba más que escondida, se trataba "casi conscientemente" de prescindir de su nombre y servicio.

El formulario de oraciones que han sido analizadas se convierte en clave interpretativa que nos conduce al corazón de la celebración, uniendo momentos y elementos temáticos a un mismo eje celebrativo-oracional. La collecta (oración colecta) abre temáticamente a la memoria del santo, encuadrándolo en el amplio misterio de la salvación, en la Iglesia puesta toda entera en estado de servicio, como San José. La super oblata (oración sobre las ofrendas) y la post communionem (oración después de la comunión) especifican los servicios de San José y colocan dinámicamente los mismos en el momento celebrativo: "mereamur ministrare", podamos servirte, es realizado en "huius altaris alimonia satiasti (que has alimentado con el sacramento del altar)"; mientras que la post communionem (oración después de la comunión) concluye invitando al gozo a los presentes y a mantener responsablemente los dones recibidos9.

En toda la celebración, tanto por la eucología como los textos del Leccionario, los cuales mencionábamos en el primer capítulo, San José aparece siempre referido totalmente al misterio de Cristo10, como "fiel custodio", servidor del Hijo de Dios –pia devotione–, "fiel y prudente servidor". Ciertamente su servicio cobra una fisonomía, de la cual todo lo dicho, hace como un recuento de su historia; "José, el esposo de María" (Mt 1,16), "tú le pondrás el nombre de Jesús" (Mt1, 21b); el prefacio completará magistralmente: "jefe de tu familia [...] haciendo las veces de padre, cuidara a tu Unigénito, concebido por obra del Espíritu Santo"11, e incluso lo relaciona con Cristo en el misterio eucarístico, como lo notamos en la oración sobre las ofrendas: "así como San José sirvió... a tu Unigénito... así también nosotros merezcamos servirte en tu altar".

Notamos acierto en la elección del título de la solemnidad, ya que el ministerio de San José como "esposo" es el dato primero y principal sobre el cual se fundamenta cualquier cosa que se diga del santo Patriarca José. Es el mayor título, así como el de la Virgen María es ser "Madre de Dios", el de San José es el de ser "esposo de la Virgen María". Es por eso que se ha de señalar en muchos escritos que designan a María como esposa del Espíritu Santo, y otros títulos, que es ante todo esposa de José; es el dato que consta en el Evangelio, y no otro principalmente.

El análisis hecho de los esponsales, tanto desde la Sagrada Escritura como en las costumbres nupciales en el tiempo de Jesús y la doctrina patrística sobre el matrimonio de José con María, nos ha de servir para no separar lo que Dios ha unido, es decir, que si encumbramos a María con tantas fiestas, no hemos de ocultar a San José en sus dos únicas fiestas litúrgicas (19 de marzo y 1 de mayo), ya que ambos se santificaron juntos.

La paternidad y la especial colaboración en el misterio de la Redención que, junto con la calidad de esposo, forman la tríada fundamental de la teología de San José12, quedan como temas para abordar y complementar lo aquí dicho. No los hemos tratado y podrían representar para algunos un vacío en la comprensión de todo el conjunto, pero dada la delimitación del tema no lo creímos oportuno.

Queremos expresar una sentida gratitud a Dios, que se digna poner en nuestra vida de cristianos figuras como San José que, como lo manifestó el Papa Benedicto XVI: "Su ejemplo nos impulsa a entender que es abandonándose totalmente a la voluntad de Dios como el hombre se convierte en cumplidor eficaz del designio de Dios, que quiere reunir a los hombres en una sola familia, una sola asamblea, una sola ecclesia (Iglesia)"13.

Francisco Javier Tamayo 
Liturgia y Espiritualidad,
Año XL, n. 11

NOTAS

1 En nuestro caso nos introducimos en la historia de la liturgia sobre
todo en el primer capítulo, además en el año litúrgico y características del formulario eucológico, en la teología y espiritualidad de la
liturgia. También se ha tenido en cuenta el derecho y otras ciencias
propias del estudio litúrgico.
2 Término que va siendo admitido en un sentido análogo al de "mariología", y que designa la consideración teológica acerca de San
José.
3 Cfr. Sagrada Congregación de Ritos, Decreto Quemadmodum
Deus (8 de diciembre de 1870): AAS 1, V, 282.
4 Compuesto e introducido en el Misal Romano en 1919, junto con el
de difuntos.
5 Sagrada Congregación de Ritos, Decreto Novis hisce temporibus
(13 de noviembre de 1962): AAS 54 (1962), 873.
6 Dentro de esa literatura, que hemos dejado de lado por considerarla
poco ortodoxa o muy atrevida, encontramos temas como: la relación
con la unión hipostática, la personificación del Padre eterno, la resurrección de San José o su inmaculada concepción. Algunos de estos
temas argumentados y defendidos aun por conocidos teólogos.
7 Aunque Dom Guéranger (1805-1875) consideró la fiesta de San José
en medio de la Cuaresma como "una gran alegría": "José, el esposo
de María, el padre del Hijo de Dios, viene a consolarnos
con su querida presencia". Citado por M. Garrido, "San José en los
años litúrgicos", Estudios Josefinos 100 (1996), 285.
8   Cfr. Concilio Toledano XI, año 675, Dz 536; Concilio Romano, año 680, DzH 547; Veda el Venerable, In Luc, 1,2,48-50: PL 92,349-350.
9   Cfr. M. Garrido, "Asociación de la Virgen María y de San José en la Liturgia", Estudios Josefinos 16 (1962), 182.
10  No concentra la oración en San José, como puede ocurrir en las devociones populares, sino que las oraciones del Misal se abren a la Trinidad, se dirigen a Dios. Invocamos a José, pedimos su intercesión, pero en estrechísima y obligada relación al misterio de Cristo. Cfr. J. González Padrós, "La piedad popular y el año litúrgico", en AA.VV., La piedad popular y la liturgia, CPL, Barcelona 2003,43-54.
11   Misal Romano, Prefacio de la solemnidad de San José, esposo de la santísima Virgen María.
12  Cfr. Pío XII, Radiomensaje a los alumnos de las escuelas católicas
de los Estados Unidos de América (19 de febrero de 1958): AAS 50
(1958), 174.
13  Benedicto XVI, Discurso en las Vísperas de la solemnidad de San
José, 18 de marzo de 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

San José

Como tú (Canto a San José)

Himno a San José (Popular en Chile)

Fan de San José

San José abriga a la Virgen María, en su vestimenta

Meditación Papa Francisco sobre la Sagrada Familia 28dic2014

Maestro de fe (Canto a San José)

Atento a Dios (Versión CD)

¡Enséñame José!

Magníficat de San José

¡Abbá José!

¡Tú eres un nuevo José!

)

Hijo de Dios, hijo de José

Video: invitación fiesta de San José en San Esteban

Himno a San José

Súplica a San José, custodio y padre

Canto de ofertorio misa de San José: Pan y Vino

Mañanitas a San José

Canto a San José: 'Tu justicia

21feb2014 Modelo de amor al Señor (Canto a San José)

Entrevista con uno de los grandes especialistas del Centro Josefino Español

Homilía de apertura del XI Simposio Internacional sobre San José

Entrevista de Radio Vaticano con ocasión del XI Simposio Internacional sobre San José

Palabras de Bienvenida del Obispo de Ciudad Guzmán

Primer día del Simposio Internacional sobre San José

Video: Protector de la vida (Canto a San José)

San José en el escudo del Papa Francisco

Duerme (Canto a San José)

Canto: El silencio de San José

Fiesta de San José en el Cuzco 2012

Video: Fiesta de San José 2012 en la Parroquia de San Esteban

¡Grande eres, José!

Video: Vamos a Jugar señor San José (Canto)

Video: Plegaria, canto a San José

Video: Canto a San José del Ministerio de Música Cristo Rey

Video: José de María inseparable

En casa de José de Nazaret

Casita de Nazaret (Canto a la Sagrada Familia)

Recordando a un gran apostol de San José. 100 años de su pascua al Padre

Jóvenes de San José

¿Qué decir? (Canto a San José)

Un fragmento de la obra "Canción de José"

San José una fuente de inspiración la vocación a la paternidad

La fuente número 100 del Vaticano, dedicada a San José

Carpintería José (Canto a San José)

Joven Nazareno (Canto a San José)

San José (Canto a San José)

Video: Villancico de José

Video: San José, una historia de amor (Canto a San José)

Video: Tu mirada (Canto a San José)

En el Jubileo de los 100 años de un gran apóstol de San José, II Parte

En el Jubileo de 100 años de la partida de un apóstol de San José

Imágenes X Simposio Internacional sobre San José 2009

San José en el Simposio Internacional de Kevelaer 2005

San José en la pintura de Ricardo González Copado

San José en 'El pulso de la fe'

Conversación con San José / Rozmowa ze Świętym Józefem

Audio: La virtud de San José

Video: San José, un hombre, un santo

Video: 18 de marzo de 2009 Meditación Josefina en el rezo de Vísperas de Benedicto XVI

Video: 19 de marzo de 2009 Palabra de vida dedicada a San José por el P. Jesús Higueras

Video: 19 de marzo de 2009 La actualidad de San José. Por José Luis Navas

Canto: 'Carpintero'. Un canto del cantautor católico Felipe Gómez

Benedicto XVI, Misa del 19 de marzo de 2009. Viaje Camerún-Angola.

IPH, Podcast