domingo, 19 de marzo de 2017

Letra y partitura del canto: 'Amor a San José'



Amor a San José
Letra y música: P. Óscar Alejandro Hernández Zavala

Quisiera amarte, San José,
como lo hacía en Nazaret:
tu dulce esposa María,
quien te daba su alegría.
Fue compañera sin par
la amiga en tu caminar.

¡Oh San José
aunque a veces no sé
expresarte mi amor
tu de mi vida eres lo mejor

¡Oh San José, te ofrezco mi amor
pues  fuiste del Señor:
custodio y protector.

Quisiera darte, San José,
todo mi amor con grande fe,
como lo hacía tu Hijo
cuando le dabas cobijo.
El Padre Eterno era luz
su bella sombra eres tú.

viernes, 17 de marzo de 2017

Día 9 de la novena a San José 2017



¡No nos olvidemos de San José!

Día 9

La fe de México bajo la protección de San José

1) Inicio

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

V. Envía, Señor tu Espíritu.
R. Y se renovará la faz de la tierra.

Canto a San José

2) Lectura:

Declaración del Patronato de San José Primer Concilio Provincial Mexicano (1555)

"Y porque de parte de toda la República, así eclesiástica como seglar, con grande instancia nos fue suplicado, mandásemos guardar y celebrar la Fiesta de el glorioso San Joseph, Esposo de Nuestra Señora, y le recibiésemos por Abogado é intercesor contra las tempestades, truenos, rayos y piedra, con que esta tierra es muy molestada; y considerando los méritos y prerrogativas de este glorioso Santo, y la grande devoción que el Pueblo le tiene, y la veneración con que de los indios y los españoles ha sido y es venerado, S.A.C. recibimos al dicho glorioso san Joseph por Patrón general de esta nueva Iglesia, y estatuimos y ordenamos que en todo nuestro Arzobispado, y Provincia, se celebre su Fiesta, de doble mayor, o primera dignidad, y se guarde de la manera que las otras Fiestas solemnes de la Iglesia se manda guardar, y celebrar, la cual se celebrará, y guardará a diez y nueve días del mes de Marzo, conforme a la Institución Romana."

3) Meditación

Desde que llegaron a nuestro país como primeros misioneros, los frailes franciscanos encomendaron la evangelización del mismo a San José. Desde entonces, nuestro pueblo, particularmente el pueblo sencillo, aceptó esta devoción y dio su cariño al esposo de la Virgen Morena. Recordemos lo que el Papa Francisco, como pastor supremo de la Iglesia universal, piensa y espera de nuestro país.

México es un gran país. Bendecido con abundantes recursos naturales y una enorme biodiversidad que se extiende a lo largo de todo su vasto territorio. Su privilegiada ubicación geográfica lo convierte en un referente de América; y sus culturas indígenas, mestizas y criollas, le dan una identidad propia que le posibilita una riqueza cultural no siempre fácil de encontrar y especialmente valorar. La sabiduría ancestral que porta su multiculturalidad es, por lejos, uno de sus mayores recursos biográficos. Una identidad que fue aprendiendo a gestarse en la diversidad y, sin lugar a dudas, constituye un patrimonio rico a valorar, estimular y cuidar.

Pienso, y me animo a decir, que la principal riqueza de México hoy tiene rostro joven; sí, son sus jóvenes. Un poco más de la mitad de la población está en edad juvenil. Esto permite pensar y proyectar un futuro, un mañana. Da esperanzas y proyección. Un pueblo con juventud es un pueblo capaz de renovarse, transformarse; es una invitación a alzar con ilusión la mirada hacia el futuro y, a su vez, nos desafía positivamente en el presente. Esta realidad nos lleva inevitablemente a reflexionar sobre la propia responsabilidad a la hora de construir el México que queremos, el México que deseamos legar a las generaciones venideras. También a darnos cuenta de que un futuro esperanzador se forja en un presente de hombres y mujeres justos, honestos, capaces de empeñarse en el bien común, este «bien común» que en este siglo XXI no goza de buen mercado. La experiencia nos demuestra que cada vez que buscamos el camino del privilegio o beneficio de unos pocos en detrimento del bien de todos, tarde o temprano, la vida en sociedad se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión de las culturas diferentes, la violencia e incluso el tráfico de personas, el secuestro y la muerte, causando sufrimiento y frenando el desarrollo (Discurso a las autoridades civiles).

Quiero invitarlos hoya estar en primera línea, a primerear en todas las iniciativas que ayuden a hacer de esta bendita tierra mexicana una tierra de oportunidad.

Donde no haya necesidad de emigrar para soñar; donde no haya necesidad de ser explotado para trabajar; donde no haya necesidad de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos el oportunismo de unos pocos. Una tierra que no tenga que llorar a hombres y mujeres, a jóvenes y niños que terminan destruidos en las manos de los traficantes de la muerte.

4) Oración
Oye, Señor ...
calma nuestras impaciencias;
que aprendamos, como José, en nuestra familia,
a dejar que las cosas sucedan
sin perder el equilibrio,
sin bloquearnos por la protesta,
sin rechazar al diferente,
sin juzgar con dureza.
Danos la sabiduría de José,
para pensar bien de la gente y de nuestros familiares,
para dejar obrar a Dios,
y para apostar por la bondad del otro.
Haznos generosos como María,
para darte el sí,
para estar disponibles siempre,
aunque no entendamos.
Ayúdanos a cuidar nuestra familia,
a mantener viva la comunicación,
a generar ternuras y detalles
ya estar atentos a lo que necesita el otro.
y que San José proteja a nuestro país
como protegió a tu Hijo.
Amén.
5) Acción

Compartimos de qué manera nos mantenemos informados sobre los problemas que aquejan a nuestro país, y cómo podemos contribuir, junto con nuestras familias, como agentes y como ámbitos de vida, al surgimiento de una sociedad responsable, y una Iglesia comprometida con su enseñanza social y su puesta en práctica.


Tomado de: El Propagador de la devoción al señor San José, Año 146, n. 3, Marzo 2017, pp. 24-26.

Ilustración: Ricardo González Copado
Título: José, Protector de la Iglesia Universal.

Día 8 de la novena a San José 2017



¡No nos olvidemos de San José!

Día 8

El mundo de los migrantes

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

V. Envía, Señor tu Espíritu.
R. Y se renovará la faz de la tierra.

Canto a san José

2) Lectura: Mateo 2,13-23

13. Después de marchar los Magos, el Ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto. Quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes buscará al niño para matarlo.» 14. José se levantó; aquella misma noche tomó al niño y a su madre, y partió hacia Egipto, 15. permaneciendo allí hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que había anunciado el Señor por boca del profeta: Llamé de Egipto a mi hijo. 16. Herodes se enojó muchísimo cuando se dio cuenta que los Magos lo habían engañado, y fijándose en la fecha que ellos le habían dicho, ordenó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y sus alrededores. 17. Así se cumplió lo que había anunciado el profeta Jeremías: 18. En Ramá se oyeron gritos, grandes sollozos y lamentos: es Raquel que llora a sus hijos: éstos ya no están, y no quiere que la consuelen. 19. Después de la muerte de Herodes, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José en Egipto y le dijo: 20. «Levántate, toma contigo al niño y a su madre y regresa a la tierra de Israel, porque ya han muerto los que querían matar al niño.» 21. José se levantó, tomó al niño y a su madre, y volvieron a la tierra de Israel. 22. Pero al enterarse de que Arquelao gobernaba en Judea en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allá. Conforme a un aviso que recibió en sueños, se dirigió a la provincia de Galilea 23. y se fue a vivir a un pueblo llamado Nazaret. Así había de cumplirse lo que dijeron los profetas: Lo llamarán ''Nazoreo''.

3) Meditación

A pesar de que no es un fenómeno nuevo, la Sagrada Familia también lo vivió, la migración es uno de los signos de nuestros tiempos, especialmente en nuestro país, en donde la primacía la tienen los motivos económicos. Vivimos días particularmente difíciles, por la encrucijada puesta por el actual gobierno de los Estados Unidos. Casi todas las familias mexicanas tienen un amigo o familiar al otro lado de la frontera norte. Vale la pena recordar en este contexto lo que expresó el Papa Francisco en su visita a la frontera de México con Estados Unidos, en Ciudad Juárez:

No podemos negar la crisis humanitaria que en los últimos años ha significado la migración de miles de personas, ya sea por tren, por carretera e incluso a pie, atravesando cientos de kilómetros por montañas, desiertos, caminos inhóspitos. Esta tragedia humana que representa la migración forzada hoy en día es un fenómeno global. Esta crisis, que se puede medir en cifras, nosotros queremos medirla por nombres, por historias, por familias. Son hermanos y hermanas que salen expulsados por la pobreza y la violencia, por el narcotráfico y el crimen organizado. Frente a tantos vacíos legales, se tiende una red que atrapa y destruye siempre a los más pobres. No sólo sufren la pobreza, sino que además tienen que sufrir todas estas formas de violencia. Injusticia que se radicaliza en los jóvenes, ellos, «carne de cañón», son perseguidos y amenazados cuando tratan de salir de la espiral de violencia y del infierno de las drogas. ¡Y qué decir de tantas mujeres a quienes les han arrebatado injustamente la vida! Pidámosle a nuestro Dios el don de la conversión, el don de las lágrimas, pidámosle tener el corazón abierto, como los ninivitas, a su llamado en el rostro sufriente de tantos hombres y mujeres. ¡No más muerte ni explotación! Siempre hay tiempo de cambiar, siempre hay una salida, siempre hay una oportunidad, siempre hay tiempo de implorar la misericordia del Padre.

Como sucedió en tiempo de Jonás, hoy también apostamos por la conversión; hay signos que se vuelven luz en el camino y anuncio de salvación. Sé del trabajo de tantas organizaciones de la sociedad civil a favor de los derechos de los migrantes. Sé también del trabajo comprometido de tantas hermanas religiosas, de religiosos y sacerdotes, de laicos que se la juegan en el acompañamiento y en la defensa de la vida. Asisten en primera línea arriesgando muchas veces la propia vida suya. Con sus vidas son profetas de la misericordia, son el corazón comprensivo y los pies acompañantes de la Iglesia que abre sus brazos y sostiene.

4) Oración

Señor Jesús,
tu encarnación y tu nacimiento
se mueven en medio de la densa niebla de los problemas;
conoces, recién nacido,
lo que es una familia emigrante;
conoces lo que es tener que huir,
porque alguien atenta contra tu vida;
conoces la angustia de la noche,
porque eres perseguido;
conoces también la protección de unos brazos,
porque María y José te protegieron;
conoces los problemas de nuestras familias,
muchas de ellas emigrantes también,
que debieron dejar sus propias tierras y lo poco que tenían;
unas, porque, como la tuya, están amenazadas,
otras, porque la necesidad las obliga;
concede a nuestras familias:
serenidad en los problemas,
amor en sus dificultades
y esperanza en sus oscuridades.
Amén

5) Acción

Comentamos qué historias conocemos de amigos o familiares que han cruzado la frontera, qué dificultades han tenido, qué podemos hacer por ellos. Buscamos instancias sociales y eclesiales a través de las cuales apoyar solidariamente a los migrantes: dónde entregar, por ejemplo, mochilas con un par de cambios de ropa interior, comida en lata, toallas húmedas. José, custodio del redentor y de su madre.

jueves, 16 de marzo de 2017

Día 7 de la novena a San José 2017



¡No nos olvidemos de San José!

Día 7

El mundo del trabajo

1) Inicio

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

V. Envía Señor tu Espíritu.
R. Y se renovará la faz de la tierra.

Canto a San José

2) Lectura: Juan 13, 53-58

53. Cuando Jesús terminó de decir estas parábolas, se fue de allí. 54. Un día se fue a su pueblo y enseñó a la gente en su sinagoga. Todos quedaban maravillados y se preguntaban: «¿De dónde le viene esa sabiduría? ¿Y de dónde esos milagros? 55. ¿No es éste el hijo del carpintero? ¡Pero si su madre es María, y sus hermanos son Santiago, y José, y Simón, y Judas! 56. Sus hermanas también están todas entre nosotros, ¿no es cierto? ¿De dónde, entonces, le viene todo eso?» Ellos se escandalizaban y no lo reconocían. 57. Entonces Jesús les dijo: «Si hay un lugar donde un profeta es despreciado, es en su patria y en su propia familia.» 58. Y como no creían en él, no hizo allí muchos milagros.

3) Meditación

En el hogar de Nazaret, bajo la enseñanza y el ejemplo de San José, el trabajo se convirtió en fuente de bendición, de santificación y de participación en la obra de la creación. Recordemos el Mensaje del Papa a los Trabajadores y Empresarios Mexicanos reunidos con él en Ciudad Juárez:

“Uno de los flagelos más grandes a los que se ven expuestos los jóvenes es la falta de oportunidades de estudio y de trabajo sostenible y redituable que les permita proyectarse; y esto genera en tantos casos –tantos casos– situaciones de pobreza y marginación. Y esta pobreza y marginación es el mejor caldo de cultivo para que caigan en el círculo del narcotráfico y de la violencia. Es un lujo que hoy no nos podemos dar; no se puede dejar sólo y abandonado el presente y el futuro de México, y, para eso, diálogo, confrontación, fuentes de trabajo que vayan creando este sendero constructivo.

Desgraciadamente, el tiempo que vivimos ha impuesto el paradigma de la utilidad económica como principio de las relaciones personales. La mentalidad reinante, en todas partes, propugna la mayor cantidad de ganancias posibles, a cualquier tipo de costo y de manera inmediata. No sólo provoca la pérdida de la dimensión ética de las empresas sino que olvida que la mejor inversión que se puede realizar es invertir en la gente, en las personas, en las familias.

¿Qué mundo queremos dejarles a nuestros hijos? Creo que en esto la gran mayoría podemos coincidir. Este es precisamente nuestro horizonte, esa es nuestra meta y, por ello, hoy tenemos que unirnos y trabajar. Siempre es bueno pensar qué me gustaría dejarles a mis hijos; y también es una buena medida para pensar en los hijos de los demás. ¿Qué quiere dejar México a sus hijos? ¿Quiere dejarles una memoria de explotación, de salarios insuficientes, de acoso laboral o de tráfico de trabajo esclavo? ¿O quiere dejarles la cultura de la memoria de trabajo digno, de techo decoroso y de la tierra para trabajar? Las tres “T”: Trabajo, Techo y Tierra. ¿En qué cultura queremos ver nacer a los que nos seguirán? ¿Qué atmósfera van a respirar? ¿Un aire viciado por la corrupción, la violencia, la inseguridad y desconfianza o, por el contrario, un aire capaz de generar –la palabra es clave–, generar alternativas, generar renovación o cambio? Generar es ser co-creadores con Dios. Claro, eso cuesta”.

4) Oración

Gracias, Señor, por tu Espíritu
que te empujó a entregar tu existencia entera,
que te empujó a liberar, aliviar, sanar, perdonar;
que nos has mostrado un Dios
que se preocupa por sus hijos,
un Dios inclinado hacia el más vulnerable y marginado;
un Dios en el que podemos confiar siempre;
un Dios que quiere ante todo la felicidad de sus hijos.

Gracias, Señor,
por tu cercanía con los pequeños,
por tu cercanía con los pobres,
por tu cercanía con los marginados,
por tu cercanía con los que viven solos,
por tu cercanía con los indocumentados,
por tu cercanía con los que viven sin esperanza.

Son ellos el rostro que major define a la Iglesia,
son ellos el rostro visible del Evangelio,
son ellos el rostro de Ti, hoy, en la historia,
son ellos el rostro que la identifican.
Amén.


5) Acción:

Tres “T”, dice Francisco: trabajo, techo y tierra. Comentamos cómo están relacionados estos tres elementos, qué hacer al respecto desde el lugar que ocupamos en la sociedad.

Tomado de: El Propagador de la devoción al señor San José, Año 146, n. 3, Marzo 2017, pp. 20-21.

Ilustración: Ricardo González Copado
Título: José, con su hijo Jesús en el taller de Nazaret.

Como tú (Canto a San José)

Himno a San José (Popular en Chile)

Fan de San José

San José abriga a la Virgen María, en su vestimenta

Meditación Papa Francisco sobre la Sagrada Familia 28dic2014

Maestro de fe (Canto a San José)

Atento a Dios (Versión CD)

¡Enséñame José!

Magníficat de San José

¡Abbá José!

¡Tú eres un nuevo José!

)

Hijo de Dios, hijo de José

Video: invitación fiesta de San José en San Esteban

Himno a San José

Súplica a San José, custodio y padre

Canto de ofertorio misa de San José: Pan y Vino

Mañanitas a San José

Canto a San José: 'Tu justicia

21feb2014 Modelo de amor al Señor (Canto a San José)

Entrevista con uno de los grandes especialistas del Centro Josefino Español

Homilía de apertura del XI Simposio Internacional sobre San José

Entrevista de Radio Vaticano con ocasión del XI Simposio Internacional sobre San José

Palabras de Bienvenida del Obispo de Ciudad Guzmán

Primer día del Simposio Internacional sobre San José

Video: Protector de la vida (Canto a San José)

San José en el escudo del Papa Francisco

Duerme (Canto a San José)

Canto: El silencio de San José

Fiesta de San José en el Cuzco 2012

Video: Fiesta de San José 2012 en la Parroquia de San Esteban

¡Grande eres, José!

Video: Vamos a Jugar señor San José (Canto)

Video: Plegaria, canto a San José

Video: Canto a San José del Ministerio de Música Cristo Rey

Video: José de María inseparable

En casa de José de Nazaret

Casita de Nazaret (Canto a la Sagrada Familia)

Recordando a un gran apostol de San José. 100 años de su pascua al Padre

Jóvenes de San José

¿Qué decir? (Canto a San José)

Un fragmento de la obra "Canción de José"

San José una fuente de inspiración la vocación a la paternidad

La fuente número 100 del Vaticano, dedicada a San José

Carpintería José (Canto a San José)

Joven Nazareno (Canto a San José)

San José (Canto a San José)

Video: Villancico de José

Video: San José, una historia de amor (Canto a San José)

Video: Tu mirada (Canto a San José)

En el Jubileo de los 100 años de un gran apóstol de San José, II Parte

En el Jubileo de 100 años de la partida de un apóstol de San José

Imágenes X Simposio Internacional sobre San José 2009

San José en el Simposio Internacional de Kevelaer 2005

San José en la pintura de Ricardo González Copado

San José en 'El pulso de la fe'

Conversación con San José / Rozmowa ze Świętym Józefem

Audio: La virtud de San José

Video: San José, un hombre, un santo

Video: 18 de marzo de 2009 Meditación Josefina en el rezo de Vísperas de Benedicto XVI

Video: 19 de marzo de 2009 Palabra de vida dedicada a San José por el P. Jesús Higueras

Video: 19 de marzo de 2009 La actualidad de San José. Por José Luis Navas

Canto: 'Carpintero'. Un canto del cantautor católico Felipe Gómez

Benedicto XVI, Misa del 19 de marzo de 2009. Viaje Camerún-Angola.

IPH, Podcast