viernes, 31 de julio de 2009

San José en 'Criterio en Línea'


Ser un papá como San José


La paternidad es un don muy valioso que Dios concede a los hombres, pero al mismo tiempo es una gran responsabilidad la que se nos confiere en la educación de nuestros hijos, se dice que quien educa a un hijo, está educando al mundo.

Cuando Dios nos concede el don de ser padres, recibimos de Él las gracias necesarias para poder educarlos; es Dios Padre, la primera figura de la Santísima Trinidad quien nos acompaña en esta camino, como lo hizo con su hijo Jesucristo hace mas de 2,000 años, la paternidad Divina es la fuente de la paternidad humana.

Para la Iglesia católica la figura de San José como padre de Jesucristo, ha sido tema para muchas encíclicas y documentos pontificios. El Papa Juan Pablo II, que de Dios goce, durante su pontificado, emitió en el año 1989, la Exhortación Apostólica “Redemptoris Custos” sobre la figura y la misión de San José en la vida de Cristo y de la Iglesia, en la que se refiere principalmente a la misión que Dios encomendó a San José y a la dedicación de toda su vida en la educación y cuidado de Jesucristo y de la Sagrada Familia.

El documento señala que “San José aceptó con obediencia, su paternidad humana respecto a Jesús siguiendo la luz del Espíritu Santo y fue descubriendo a lo largo de su vida el don inefable de su paternidad. San José mediante el ejercicio de su paternidad, fue llamado por Dios para servir directamente a la persona y misión de Jesús; de este modo fue un elemento fundamental en el misterio de la redención.

El Papa Paulo VI en un discurso pronunciado el año 1966 con motivo de la celebración de la fiesta de San José, señalaba: “Su paternidad hizo de su vida un servicio, al convertir su vocación humana al amor doméstico con la oblación sobrehumana de sí, de su corazón y de toda capacidad, en el amor puesto al servicio del Mesías, que crece en su casa”.

En esta celebración del día del padre, debemos tomar el ejemplo de San José para que nos guíe en la extraordinaria misión que nos ha encomendado Dios al darnos el privilegio de ser padres de una familia. Hoy en día muchos de los padres, quisiéramos que nuestros hijos, no sufran, que nunca les falte nada y tratamos de darles todo lo que piden y resolverles todos sus problemas. Este tipo de conducta, impide a los hijos madurar, les impide afrontar adecuadamente los problemas que el mundo les pondrá por delante.

En el proceso de la educación de los hijos, debemos pensar en lo que será la vida futura de ellos, cuando deban tomar sus propias decisiones y asumir sus propias responsabilidades; pues llegará el que día en que les hará falta papá y tendrán que resolver sus propios problemas.

Desde la infancia debemos acompañar a nuestros hijos con cariño y darle lo necesario para su crecimiento físico y espiritual. Debemos ofrecerles en todo momento la orientación conveniente enseñándole el camino del bien y de los valores que tendrán importancia decisiva en su futuro. Muy importante es que junto con esta enseñanza de los valores, se acompañe con el testimonio de vida, no es posible enseñar valores si quien los enseña no los practica. Sin embargo es muy importante señalar que, así como Dios Padre nos acoge y perdona cuando nos hemos alejado de Él, debemos también como padres, saber perdonar, pero también corregir con firmeza cuando sea necesario.

El padre es aquel que sabe orientar y exigir, pero al mismo tiempo sabe amar; la vida de los hijos transcurrirá felizmente, cuando en casa exista un buen padre que además de ser amigo y confidente de sus hijos, refleje ternura, bondad y amor.

En este día del padre, deseamos muchas felicidades a quienes Dios ha concedido el don precioso de la paternidad. Asimismo, muchos hemos tenido el apoyo de un padre espiritual, algún sacerdote o religioso, que nos ha guiado y enseñado las verdades de la fe y que ha tenido también un papel fundamental en nuestra formación como cristianos y seres humanos; a ellos dirigimos nuestro reconocimiento en este día del padre y por ellos elevamos también nuestra oración.

Carlos M. Pasos Novelo
Academia San Juan Diego
9 de Julio de 2009
Pulso Eclesial, número 121
.
Tomado de:
.

miércoles, 29 de julio de 2009

Un nuevo enlace dedicado a San José desde Argentina


Nuevo enlace dedicado a San José

Te presento un nuevo enlace de la Congregación de los Siervos de la Caridad (Guanellianos) de Argentina dedicada a la Pía Unión del Tránsito de San José.

En ella encontrarás algunos datos dedicados al Esposo de María.

Sólo tienes que ir a la siguiente dirección:


O bien encontrarlo en este diario digital de Actualidades Josefinas en el enlace de los Sitios dedicados a San José.

lunes, 20 de julio de 2009

San José, modelo para el sacerdote


Lunes 20 de julio de 2009

Reflexión

El sacerdote, testigo del amor de Dios

De San José poco nos dice el Evangelio. Pero sí lo suficiente como para comprender su específica vocación de ser el protector de Jesús, el Hijo de Dios y primer Sacerdote. Contemplamos su vida ya en los inicios de la Encarnación. El no comprende nada de lo que está ocurriendo en María, pero la respeta y espera una aclaración del Cielo. Acepta plenamente la revelación divina sobre el Misterio del Verbo Encarnado en su esposa. Con suma delicadeza protege a Ella y al Niño en el momento del parto. Y silenciosamente trabajará toda su vida para sacar adelante a la Sagrada Familia. El nos da una lección de cómo ha de ser el trabajo de un cristiano: bien hecho en la presencia de Dios.

Acompañó a María al Templo para la purificación y ofrenda del Niño al Padre Dios. Y con ella lo buscó cuando se quedó a los doce años en el Templo dialogando con los expertos en las Sagradas Escrituras. Nos enseña a buscar siempre a Jesús cuando parece que lo hemos perdido, y a sentir profunda alegría en ese encuentro tan deseado. Y desde aquel momento los Evangelio guardan silencio sobre José. Es el reflejo de la vida interior, y de la santidad en la vida ordinaria. Murió seguro en los brazos de Jesús y María. Por ello es patrono de la buena muerte.

A San José se le encomienda la promoción de las vocaciones sacerdotales. Es una buena oportunidad, este año, para pensar en la misión del sacerdote, y en la necesidad que la Iglesia y el mundo tienen de la labor santificadora de todo sacerdote fiel a su misión.Este año se nos propone al sacerdote como testigo del amor de Dios. Los sacerdotes son las manos, los pies, los ojos, la mente, el corazón de Cristo; los canales y medios por los que Cristo se va a comunicar a la humanidad. Por los sacerdotes, hará sentir a los hombres cuánto los ama y cómo desea ser amado de ellos; por ellos, va a manifestar sus misericordias; por ellos, va a sembrar la paz que anunciaron los ángeles desde el primer día de su nacimiento, cuando cantaron sobre su cuna prometiéndola a los hombres de buena voluntad; por ellos, hermanará a todas las naciones, a todas las razas, a todas las clases sociales, borrando las envidias y los odios y uniéndolos a todos en un solo corazón y en un solo espíritu en su divino Corazón.

Hacen falta urgentemente muchas vocaciones sacerdotales. Hoy los jóvenes encuentran muchas dificultades para escuchar la llamada de Dios. Pero Dios sigue llamando. Debemos pedir insistentemente que Su Vos no caiga en el vacío de la indiferencia. No es cómodo ser sacerdote hoy, pero es necesario y apasionante. Es uno de los retos de la Iglesia en esta sociedad tan paganizada. Le pedimos a San José que infunda valentía y mucho amor a Dios en nuestros jóvenes para dar el paso y decir SI a Dios cuando llame. Merece la pena. El futuro inmediato de la Iglesia está dependiendo de que muchos jóvenes digan a Dios que puede contar con ellos.

Tomado de:

viernes, 17 de julio de 2009

Acude a San José


Viernes 17 de julio de 2009

Acude a San José: Una reflexión para los que son padres de familia

Todos los católicos estamos llamados a la santidad. De hecho, este llamado es la vocación, no solo de sacerdotes y religiosas, sino también de todo católico.

Los santos nos han dado un gran ejemplo muy especial que podemos imitar: San José, padre de crianza de Jesús y esposo de la Santísima Virgen María. Reflexionemos sobre él.

José, el hombre justo

Las Sagradas Escrituras y Juan Pablo II (en su exhortación apostólica "El custodio del Redentor"), llamaron a San José "el hombre justo". ¿Qué significa ese término? Pues que era un hombre santo, recto, honesto, íntegro y virtuoso. San José es el más grande de todos los santos, y el ser humano más santificado, después de la Santísima Virgen. En realidad, algunos de los doctores de la Iglesia afirmaron que no se les dieron gracias a ninguno de los santos, que San José no haya recibido también.

Santo Tomás de Aquino dijo que Dios nos da las gracias según el lugar que ocupamos en la vida y el trabajo que hacemos. Por tanto, si Ud. está casado y tiene hijos, Dios le dará las gracias para ser un esposo y un padre santo. Al hombre que es sacerdote, Dios le da la gracia para ser un sacerdote santo. Medite sobre la cantidad de gracias que recibió José para poder ser el padre de crianza del Hijo de Dios y el esposo virginal de María, la Inmaculada Concepción.

San José es el más grande de todos los santos, porque estuvo más unido que todos los demás, a Jesús y a su Santísima Madre.

José, el obediente

José fue verdaderamente obediente a la voluntad de Dios en su vida.

El ángel le dijo: "No temas tomar a María como tu esposa." En cuanto José conoció la voluntad de Dios para él, obedeció. Cuando el ángel le dijo que Herodes planeaba matar al niño, José inmediatamente huyó a Egipto con María y Jesús.

Algunas personas preguntan si San José era un hombre ya mayor.

Esta creencia se originó en los escritos apócrifos de la Iglesia en sus primeros tiempos. Estos antiguos escritos no fueron inspirados por Dios ni aprobados por la Iglesia como parte de las Sagradas Escrituras.

Uno de ellos afirma que cuando José se casó con la Santísima Virgen, tenía 89 años, y que murió a los 111. No hay nada en la Biblia que sugiera que José eran tan viejo. En realidad yo opino que era joven y fuerte y quizás tenía entre 20 y 30 años.

El fue el guardián y protector de la Santísima Virgen. Las Escrituras dicen que María se comprometió con un "hombre" llamado José. No dicen "un hombre viejo", que es como describen a Simeón y Zacarías. Inclusive en la antigua catacumba de Priscilla, a José lo pintan sin barbas y como un hombre joven. José era un hombre obediente. Siempre que Dios le advertía de algo en un sueños él obedecía y nunca cuestionó sus designios.

Aunque María ya tenía más de ocho meses de embarazo, José la llevó de Nazaret a Belén, porque pensaba que era la voluntad de Dios. Así fue como se cumplió la profecía de Miqueas, de que el Salvador nacería en Belén. José se abandonó a la voluntad de Dios.

Hágase a Ud. mismo estas preguntas : "¿Soy obediente a la voluntad de Dios? ¿Obedezco los Diez Mandamientos? ¿Obedezco las enseñanzas de Jesús y la Iglesia en lo que concierne al matrimonio y la vida familiar?" Todos los hombres, sea cual sea su vocación, pueden recurrir a San José para hacerse obedientes hijos de la Iglesia.

José, el silencioso

Las Escrituras no contienen ni una sola palabra dicha por José. Pero hay palabras en el Viejo Testamento que se refieren al gran patriarca José y que se pueden aplicar a San José. José está en el Nuevo Testamento como una presencia silenciosa. Hasta su muerte ocurrió silenciosamente, pues no nos dicen las Escrituras cuándo murió o dónde lo enterraron.

El era un hombre silencioso de gran fortaleza y tenía una abundante vida interior.

El guardar silencio en nuestras vidas, nos ayuda a desarrollar nuestra vida de oración. José era un hombre de oración que escuchaba la palabra de Dios. Las cosas externas no le distraían. ¿Por qué? Pues porque vivía en presencia del Dios Encarnado.Percibimos a San José como un trabajador silencioso, un artesano que sufrió en silencio. No se quejó ni se enfureció con Dios ni le preguntó : "¿Por qué has hecho esto y por qué tenemos que huir a Egipto?" El aceptaba todo en silencio. Debemos preguntarnos a nosotros mismos : "¿Tengo suficientes períodos de silencio en mi vida? ¿Paso suficiente tiempo con Jesús orando? ¿Escucho a Jesús cuando me habla a través de las lecturas de la misa del domingo? ¿Paso algún tiempo ante el Santísimo Sacramento, el cual está verdaderamente presente? ¿Desperdicio mi tiempo con palabras vacías o aún peor, mintiendo o hablando mal de los demás? ¿O imito a San José siendo un hombre (o una mujer) virtuoso y silencioso?"

José, el mejor ejemplo

Imagínese el tipo de hombre que era José. Dios Padre le escogió de entre toda la humanidad, para criar a su hijo Jesucristo.

Cuando Usted contrata a alguien para que cuide a sus hijos, aunque sea sólo por unas horas, Usted. no escoge a cualquiera. Imagínese lo que es confiarle a otra persona el cuidado de su único hijo. Las agencias de adopción escogen cuidadosamente a las personas a quienes les confiarán los niños. Dios también escoge cuidadosamente, escogió a José para que fuera un modelo para su hijo. San José fue un ejemplo para Jesús a través de sus palabras y sus acciones.

Se le ha llamado el mejor padre del mundo. El fue un verdadero padre para Jesús en todos los aspectos, excepto en el biológico.

El le enseñó a hablar, a leer y a construir puertas y arados. Recuerde el dicho: "Tu ejemplo me habla tan alto que no puedo oír lo que dices." ¿No es esta la forma en que los niños piensan acerca de sus padres? ¿Cuál fue el ejemplo que José le dio a Jesús? El ejemplo perfecto, fue el mejor padre del mundo, el que educó a Jesús, el que le moldeó como hombre. José educó a Jesús en su hogar y le enseñó carpintería. Aunque era el Hijo de Dios y disfrutaba de la visión beatífica, Jesús tuvo que crecer a través de sus experiencias y desarrollarse hasta llegar a la madurez. Jesús admiraba a San José y hasta le imitaba en su manera de ser. Por tanto, reflexionemos por un momento. "¿Qué tipo de ejemplo doy yo? Esposos, ¿ Qué ejemplo les dan a su esposa y a sus hijos? ¿Les enseñan a sus hijos la fe católica? ¿Estudian acerca de su propia fe leyendo por lo menos de 10 a 20 minutos diarios? ¿Utilizan bien el tiempo que pasan viajando, escuchando grabaciones para profundizar en su fe? ¿Hacen un retiro anualmente? ¿Están viviendo su vocación como líderes espirituales de su familia?" La verdadera vocación de ustedes es cooperar con la gracia de Dios para que ustedes, sus esposas y sus hijos lleguen al cielo algún día.

Esta es la vocación más importante de su vida.

José, el patrono

San José es nuestro benefactor y ora por nosotros. Es el santo patrono de los esposos, los padres y los trabajadores. Debemos de orar siempre para que podamos tener el mismo tipo de muerte que él tuvo, en los brazos de Jesús y María.

El es el patrono de una santa muerte, lo cual significa que puede ayudarnos para que lleguemos a morir en los brazos de Jesús y de María, experimentando el abrazo de la Santa Madre Iglesia. Récele a San José para que tenga una santa muerte. El también es el santo patrono de la Iglesia universal. Todo lo que hizo San José por Jesús, ahora lo hace por la Iglesia. ¿Por qué? Pues porque la Iglesia es el cuerpo místico de Cristo.

La Santísima Virgen es la madre de la Iglesia y San José es el padre y guardián de la Iglesia. José, el ayudante de la Santísima Virgen San José era el esposo virginal de la Santísima Virgen María. De acuerdo al plan de Dios para la salvación, él fue un esposo amante, amable, considerado, cariñoso y sacrificado.

San José tenía la responsabilidad de ser el líder espiritual de su familia, al igual que todos los padres son también los líderes espirituales de sus familias. José y María trabajaron en equipo. La palabra "equipo" podría significar "juntos todos logran más". Trabaje en equipo con su esposa.¿ No es esto asombroso? Por tanto, cuando Usted está unido a su esposa con el fin de acercar más a su familia a Dios, Usted logrará mucho más. Hágase esta pregunta: "¿Ayudo a mi cónyuge? ¿Estamos trabajando en equipo para acercar a nuestros hijos a Dios?" Recuerde, su verdadera y más importante vocación es llevar a su esposa, sus hijos y a Usted mismo a Dios, cooperando con su gracia.

P. Francis J. Peffley
.
Tomado de:
.

martes, 14 de julio de 2009

Extracto de la Homilía del II Encuentro de la Familia Josefina en Boca del Río, Yoloxochitlán


La misión de San José

La reflexión que he pensado para este día, ha sido precisamente en ese sentido de la misión que realiza San José. Llama mucho la atención la forma en cómo la lleva a cabo: de una manera muy callada y sobre todo, da la impresión de que está perdido.

Esto me hizo recordar una frase que compartí con algunos amigos, padres de familia, en el mes de junio, cuando se celebra el día del padre, el tercer domingo de junio: “Lo que un padre le dice a su hijo, no lo oye el mundo, pero lo puede conocer la posteridad”(Juan Pablo Richter). Es decir, lo pueden conocer otros que vengan más adelante. ¡Y esto se cumple en San José!

Lo que San José le enseñó a Jesús, allá en el hogar de Nazaret: lo estamos conociendo, aún, hasta nuestros días, porque aún cuando Jesús es el Hijo de Dios y tiene todo el conocimiento que trae del Padre del Cielo debemos tener en cuenta que también San José y María cumplieron su misión de padres.

Fíjense bien, yo siempre traigo a la memoria el momento: cuando José y María se encaminan de regreso a buscar a Jesús (Lucas 2,41-50). Y encontrándolo le dicen: ¿Por qué has hecho esto? ¡No están enojados! pero están preguntando ¿Por qué? Fíjense bien en la preocupación.

¿Y por qué menciono este pasaje? padres y madres de familia: si José y María llaman la atención a Jesús ¿Por qué a veces ustedes no quieren llamársela a sus hijos? ¿Acaso los hijos seremos mejores que Jesús que no merecemos que nos llamen la atención? ¡Tengan cuidado en esto! El llamar la atención no quiere decir golpear. Llamar la atención no quiere decir: enojarse. Quiere decir que se preocupan por la educación de sus hijos.

Hijos, también se los digo a ustedes: cuando sus padres les llamen la atención no piensen que no los quieren.

Un sacerdote así le decía a su Obispo cuando lo recibió y le dio muy buena atención: “Ahora sí lo siento como un padre”. Y el Obispo respondió: “Pues estás equivocado, también siénteme como un padre cuando te llamo la atención”.

Papá no es sólo el que nos regala, nos da y nos trata bien. Papá también es el que nos corrige en los momentos en que por equivocación nos hemos comportado mal.

José trabajó en secreto. “Lo que el padre le dice a su hijo no lo oye el mundo…”. No oímos lo que José le dijo a Jesús, pero sí lo conocemos ahora. ¿Por qué? Por la forma en que vivió Jesús. La forma en cómo Él se entregó por todos nosotros y aquello que nos dice el libro de los Hechos de los Apóstoles respecto a Jesús de Nazaret: “pasó haciendo el bien” (Hechos 10, 38).

Monseñor Héctor Luis Morales Sánchez ,
Obispo Prelado de Huautla, Oaxaca.
11 de julio de 2009
.

sábado, 11 de julio de 2009

Boca del Río, Yoloxochitlán lugar del II Encuentro de la Familia Josefina


II Encuentro de la Familia Josefina

Boca del Río, Yoloxochitlán, 11 de julio de 2009

Hoy tuvimos el II Encuentro de la Familia Josefina de la Prelatura de Huautla en la comunidad de Boca del Río de San Mateo Yoloxochitlán, Oaxaca. En él nos reunimos las comunidades de las tres parroquias josefinas que atendemos los Misioneros Josefinos: Mazatlán Villa de Flores, Chilchotla y Huautla de Jiménez. Nos acompañaron hermanos y hermanas de las comunidades que conforman las diferentes parroquias josefinas. Estuvieron junto a nosotros: las Hermanas Josefinas, con algunos laicos de la comunidad de San Antonio y otras comunidades que ellas atienden, también nos acompañaron socios de San José, catequistas, ministros y laicos cercanos a la Congregación de las distintas comunidades de la Prelatura.

Durante la jornada tuvimos como himno del encuentro el canto de la compositora chilena Teresa Bas Mayo titulado: Trabajando en Nazaret.

A lo largo de este encuentro nos motivo el tema del VIII Encuentro de la Familia Josefina realizado en Puebla titulado: Crecer en humanidad desde Nazaret (El Propagador de abril de 2009 estuvo totalmente dedicado a desarrollar este tema). Quisimos compartir nuestra espiritualidad con los hermanos y hermanas de la Sierra Mazateca motivados por nuestro obispo Héctor Luis Morales Sánchez quien nos invitó a no olvidar que, desde sus inicios, la Prelatura de Huautla ha sido especialmente confiada a San José y como josefinos tenemos el compromiso de seguir dándolo a conocer en esta parte de la Iglesia.

En este II Encuentro nos acompañaron: adultos, jóvenes y niños. Con actividades propias para cada grupo. Participamos alrededor de unas 200 personas y en esta ocasión no sólo compartimos los temas sino también los cantos, las reflexiones, la alegría de sentirnos unidos y los alimentos que nos preparó, con mucho cariño la gente de Boca del Río.

Nuestro Obispo Héctor Luis presidió la Eucaristía acompañado de los Párrocos de las tres parroquias: P. José Dolores Mosqueda, m. j. (Mazatlán) y su vicario el P. Francisco Salazar Narvaez, m. j., el P. Salvador Meza Rodríguez, m. j. (Chilchotla), y el P. Abel Torres Padrón, m. j. (Huautla). En la homilía nuestro Padre Obispo nos invitó a fijar nuestra mirada en San José que supo educar a Jesús de manera profunda y callada.

El Tercer Encuentro de la familia josefina lo tendremos en Chilchotla la II semana, después de Pascua, en el 2010. Esperaremos con ansia reencontrarnos con más hermanos y hermanas de estas hermosas tierras mazatecas a fin de seguir descubriendo la vida y misión de un hombre que, con su trabajo y ejemplo sencillo, hizo crecer al hijo de Dios en su casa.

P. Óscar Alejandro Hernández Zavala, m. j.

jueves, 9 de julio de 2009

Índice de la revista italiana ‘Vita Giuseppina’ (Vida Josefina) julio-agosto 2009


Vita Giuseppina (Vida Josefina)
Año CXV, N. 6, julio-agosto 2009

Te presento el índice, en español, de la revista Vida Josefina (Vita Giuseppina, 1894). Ésta es una publicación de la Congregación de San José (Josefinos de Murialdo), congregación fundada el 19 de marzo de 1873 por San Leonardo Murialdo (1828-1900).

En la portada: la foto de un grupo de los participantes en el primer fórum pastoral de la familia de Murialdo realizado en Londrina, Brasil del 26 de abril al 2 mayo de 2009.

Índice

Prima pagina

3 Un jumento y dos denarios.

Rúbricas

8 Jóvenes pobres y renovación conciliar.
9 Huambra.
10 “Devociones al Sagrado Corazón, devociones del amor”
11 Los jóvenes por África.
12 Jesús: los últimos como programa de vida.
13 En lo alto, alguien me ama.
14 En la iconografía antigua y moderna: San José carpintero.
19 Vida jóvenes.
20 De la community, a la comunidad.
24 Recordando al padre Luigi Casaril.
26 Amigos de Guinea Bissau.
28 En la casa del padre.
29 Flash de vida.
31 En pocas líneas: el conformismo.

Actualidad

4 Primer forum pastoral de la familia de Murialdo al servicio de los últimos.
22 Conferencia Interprovincial 2009
25 Primera jornada nacional Engim
.
Tomado de:
.

lunes, 6 de julio de 2009

Índice de: El Propagador de la Devoción al señor San José (Julio-Agosto de 2009)


El Propagador de la Devoción al señor San José (Julio-Agosto de 2009)

Te ofrezco, a continuación, el índice y la portada de una revista josefina mexicana: El Propagador de la devoción al Señor San José. Revista iniciada en la Ciudad de México (1871) por el Fundador de los Misioneros de San José (19/IX/1872) el Padre José María Vilaseca (1831-1910). Es la publicación más antigua de México.Año CXXXVIII, N. 7, Julio-Agosto de 2009

Nota: Este número de El Propagador está dedicado a la fundadora de las Hermanas Josefinas (22/IX/2009): Cesarea de San José Ruiz de Esparza y Dávalos ( 27/VIII/1829 – 24/IV/1884) en el 125 aniversario de su encuentro con el Padre.

Índice

p. 1 Editorial
p. 2 Alma del temple de Santa Teresa. P. Eusebio Ramos Ramón, m. j.
p. 8 Mensaje del Santo Padre a la XLIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. Benedicto XVI
p. 14 Cesarita, maestra de vida interior. Hna. Consuelo Mora Fernández, h. j.
p. 16 Cesarita vivió unida a Jesús desde su infancia. Hna. Blandina Eloísa Chávez Martínez, h. j.
p. 18 Los amores de la Madre Cesarita. Hna. María de la Luz Mosqueda Ceja, h. j.
p. 20 Cesarita, amante y deseosa de imitar a la santísima Virgen María. Relato Histórico y Epistolario de los fundadores.
p. 24 Madre Cesarita, modelo de amor. Hna. Lucía del Carmen Salcedo Esquivel, h. j.
p. 26 Primera violeta de la familia josefina. Hna. Maurilia Modesto Rodríguez, h. j.
p. 28 Gracias y peticiones. Cecilia Vences Salcedo

miércoles, 1 de julio de 2009

Índice de la revista francesa Revue Saint Joseph d’Allex (Julio-Agosto 2009)


Te presento a continuación el índice de la revista francesa Revue Saint Joseph d’Allex (1892) correspondiente a Julio-Agosto 2009. Esta es una publicación de la Congregación del Espíritu Santo [fusión de dos obras: Señores del Espíritu Santo (1703) fundados por Claude Poullart des Places (1679-1709) y la Congregación del Corazón de María (1848) fundada por François Libermann (1802-1852)].

Índice

Editorial
Portadores del proyecto de Dios. Jean Savoie

San José
San José, modelo de creyente. P. Jean Le Gall

Ecos del Santuario
San José en la historia de la Salvación. + Monseñor Jean Bonfils

Crónica de la obra
Dos fuentes de la espiritualidad de San José. Jean Savoie

En la comunidad
Vida de comunidad. P. Bernard Courant

El reportaje
Espiritanos en Senegal, una presencia que influye. Jean Savoie

Acoger la Palabra
Los cristianos en el mundo según la Palabra de Dios. Jean Savoie

Entrar en el Misterio
La Iglesia es depositaria del proyecto de Dios sobre el hombre y el mundo. Jean Savoie

Participar en la misión
El cristiano es signo del misterio de salvación del hombre. P. Jean Le Gall
.
Entre nosotros
Correo de los lectores

Consejo espiritual
Confianza, hija mía, tu fe te ha salvado. P. Bernard Boulanger

Intenciones
.
Tomado de:
.
.
Traducción del francés:
.
P. Óscar Alejandro, m. j.

San José

Como tú (Canto a San José)

Himno a San José (Popular en Chile)

Fan de San José

San José abriga a la Virgen María, en su vestimenta

Meditación Papa Francisco sobre la Sagrada Familia 28dic2014

Maestro de fe (Canto a San José)

Atento a Dios (Versión CD)

¡Enséñame José!

Magníficat de San José

¡Abbá José!

¡Tú eres un nuevo José!

)

Hijo de Dios, hijo de José

Video: invitación fiesta de San José en San Esteban

Himno a San José

Súplica a San José, custodio y padre

Canto de ofertorio misa de San José: Pan y Vino

Mañanitas a San José

Canto a San José: 'Tu justicia

21feb2014 Modelo de amor al Señor (Canto a San José)

Entrevista con uno de los grandes especialistas del Centro Josefino Español

Homilía de apertura del XI Simposio Internacional sobre San José

Entrevista de Radio Vaticano con ocasión del XI Simposio Internacional sobre San José

Palabras de Bienvenida del Obispo de Ciudad Guzmán

Primer día del Simposio Internacional sobre San José

Video: Protector de la vida (Canto a San José)

San José en el escudo del Papa Francisco

Duerme (Canto a San José)

Canto: El silencio de San José

Fiesta de San José en el Cuzco 2012

Video: Fiesta de San José 2012 en la Parroquia de San Esteban

¡Grande eres, José!

Video: Vamos a Jugar señor San José (Canto)

Video: Plegaria, canto a San José

Video: Canto a San José del Ministerio de Música Cristo Rey

Video: José de María inseparable

En casa de José de Nazaret

Casita de Nazaret (Canto a la Sagrada Familia)

Recordando a un gran apostol de San José. 100 años de su pascua al Padre

Jóvenes de San José

¿Qué decir? (Canto a San José)

Un fragmento de la obra "Canción de José"

San José una fuente de inspiración la vocación a la paternidad

La fuente número 100 del Vaticano, dedicada a San José

Carpintería José (Canto a San José)

Joven Nazareno (Canto a San José)

San José (Canto a San José)

Video: Villancico de José

Video: San José, una historia de amor (Canto a San José)

Video: Tu mirada (Canto a San José)

En el Jubileo de los 100 años de un gran apóstol de San José, II Parte

En el Jubileo de 100 años de la partida de un apóstol de San José

Imágenes X Simposio Internacional sobre San José 2009

San José en el Simposio Internacional de Kevelaer 2005

San José en la pintura de Ricardo González Copado

San José en 'El pulso de la fe'

Conversación con San José / Rozmowa ze Świętym Józefem

Audio: La virtud de San José

Video: San José, un hombre, un santo

Video: 18 de marzo de 2009 Meditación Josefina en el rezo de Vísperas de Benedicto XVI

Video: 19 de marzo de 2009 Palabra de vida dedicada a San José por el P. Jesús Higueras

Video: 19 de marzo de 2009 La actualidad de San José. Por José Luis Navas

Canto: 'Carpintero'. Un canto del cantautor católico Felipe Gómez

Benedicto XVI, Misa del 19 de marzo de 2009. Viaje Camerún-Angola.

IPH, Podcast