miércoles, 27 de agosto de 2014

San José ante el misterio de embarazo de María



San José ante el misterio del embarazo de su esposa María

El silencio de San José no es solo contemplativo sino que, precisamente por ser contemplativo, es un silencio doloroso. Dice santa Teresa que Dios a los contemplativos, a los que más ama les manda mayores trabajos y sufrimientos. “Son intolerables los trabajos que Dios da a los contemplativos” (Camino de Perfección 18, 1) y ellos desean padecerlos. “Pocos veo verdaderos contemplativos que no los vea animosos y determinados a padecer” (Camino de Perfección 18, 2). “He tratado muchos contemplativos y… como otros precian oro y joyas, precian ellos los trabajos y los desean” (Camino de Perfección, 9)

San José es el contemplativo por excelencia y por eso su silencio es el más sublime. Esto le vemos particularmente en su actitud y postura ante el misterio del embarazo de su esposa María, sin saber de donde viene “No sabía cómo comportarse ante la sorprendente maternidad de María. Ciertamente que buscaba una respuesta a la importante pregunta, pero sobre todo buscaba una solución aquella situación para él tan difícil” (Redemptoris Custos 3).

Rumia el problema en silencio y en su interior trata de encontrar una solución, siempre con la seguridad de que Dios lo solucionará a su tiempo, porque el sabe que sólo Dios puede solucionar nuestros problemas arduos y difíciles. San José calla, guarda un profundo y absoluto silencio; en dolor, en calma, en paz, en serenidad silenciosa y profunda busca en su interior solucionar el asunto que improvisamente se le ha presentado. Para nada piensa en hablar. Ama entrañablemente a su esposa que le pone en una situación embarazosa por el embarazo inesperado. El silencio constituye la mejor comunicación cuando el corazón rebosa de amor. Cuando el amor es sincero y rebosa en el corazón, el silencio en el dolor une; las palabras tantas veces estropean la comunicación en profundidad entre dos seres que se aman entrañablemente.

Alguno se pregunta por qué San José no habló de lo que veía en María que le hubiese explicado el misterio. Pues no le habló precisamente porque era justo y santo y no quería hacerla sufrir ni en lo más mínimo: “no quiso que a la Virgen se le molestara ni en las cosas más mínimas”, escribe san Juan Crisóstomo. El silencio doloroso de San José es la expresión de su grandeza de alma y de la hondura de su amor y de la esperanza ciertísima de que Dios habla en la soledad y en el silencio. En el amor el silencio vale más que un largo discurso. San José sabe que en el silencio y en la esperanza está la fortaleza del hombre (Isaías 30,15).

El descubrimiento de este misterio le mete en una prueba muy dolorosa. ¿Qué hacer? A José no le pasó por el pensamiento delatarla como una adúltera, que hubiera sido lo inmediato de otro que no fuera José. No pierde la calma, reflexiona consigo mismo, es justo. Le vienen mil pensamientos y entre ellos, recoge el evangelista san Mateo, el de abandonarla secretamente, pero no pasa del pensamiento. Es un momento, o unos momentos, muy duros. No lo comenta con nadie. Permanece en un silencio, pero un silencio doloroso, causado por el silencio de Dios, silencio de Dios que encontró su momento supremo, su cenit, su clímax en la muerte de su hijo Jesucristo en silencio y soledad. El tiempo que pasó esta noche oscura, que no sabemos cuánto fue, lo pasó en silencio doloroso. San José afrontó en el silencio más absoluto, a solas con su Dios, el tormento y la tormenta de no explicarse lo que pasaba. Y seguro que no dudó lo más mínimo de la fidelidad de su esposa, María, pues la conocía y sabía que era integra, justa, santísima. Su duda es sobre la actitud que debe adoptar ante el misterio que tiene delante. “No sabía cómo comportase ante la sorprendente maternidad de María”.

San José por ser justo, honrado, misericordioso y santo no ha encontrado una actitud mejor que la del silencio doloroso. Porqué el silencio es la expresión más noble del más profundo dolor de un hombre justo que sufre desde su santidad, cuando se presenta una desgracia, una desventura o una tragedia. Cuando se pierde un ser querido, el dolor se acoge a un silencio profundo y serio. Dos enamorados ante una situación comprometida guardan silencio o se miran a los ojos.

Así quiero figurarme a José y María cuando se encontraron por primera vez después del embarazo de ella. José no expresó nada por no disgustarla o molestarla y únicamente comenzó a pensar para sus adentros a ver qué es lo que convenía hacer ante un hecho tan sorprendente e inesperado, abandonándose en los brazos de su Dios que no nunca abandona al que confía en él. De Él le vendrá la solución.


                                                                       P. Román Llamas, ocd
27 de agosto de 2014

Tomado de:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

San José

Como tú (Canto a San José)

Himno a San José (Popular en Chile)

Fan de San José

San José abriga a la Virgen María, en su vestimenta

Meditación Papa Francisco sobre la Sagrada Familia 28dic2014

Maestro de fe (Canto a San José)

Atento a Dios (Versión CD)

¡Enséñame José!

Magníficat de San José

¡Abbá José!

¡Tú eres un nuevo José!

)

Hijo de Dios, hijo de José

Video: invitación fiesta de San José en San Esteban

Himno a San José

Súplica a San José, custodio y padre

Canto de ofertorio misa de San José: Pan y Vino

Mañanitas a San José

Canto a San José: 'Tu justicia

21feb2014 Modelo de amor al Señor (Canto a San José)

Entrevista con uno de los grandes especialistas del Centro Josefino Español

Homilía de apertura del XI Simposio Internacional sobre San José

Entrevista de Radio Vaticano con ocasión del XI Simposio Internacional sobre San José

Palabras de Bienvenida del Obispo de Ciudad Guzmán

Primer día del Simposio Internacional sobre San José

Video: Protector de la vida (Canto a San José)

San José en el escudo del Papa Francisco

Duerme (Canto a San José)

Canto: El silencio de San José

Fiesta de San José en el Cuzco 2012

Video: Fiesta de San José 2012 en la Parroquia de San Esteban

¡Grande eres, José!

Video: Vamos a Jugar señor San José (Canto)

Video: Plegaria, canto a San José

Video: Canto a San José del Ministerio de Música Cristo Rey

Video: José de María inseparable

En casa de José de Nazaret

Casita de Nazaret (Canto a la Sagrada Familia)

Recordando a un gran apostol de San José. 100 años de su pascua al Padre

Jóvenes de San José

¿Qué decir? (Canto a San José)

Un fragmento de la obra "Canción de José"

San José una fuente de inspiración la vocación a la paternidad

La fuente número 100 del Vaticano, dedicada a San José

Carpintería José (Canto a San José)

Joven Nazareno (Canto a San José)

San José (Canto a San José)

Video: Villancico de José

Video: San José, una historia de amor (Canto a San José)

Video: Tu mirada (Canto a San José)

En el Jubileo de los 100 años de un gran apóstol de San José, II Parte

En el Jubileo de 100 años de la partida de un apóstol de San José

Imágenes X Simposio Internacional sobre San José 2009

San José en el Simposio Internacional de Kevelaer 2005

San José en la pintura de Ricardo González Copado

San José en 'El pulso de la fe'

Conversación con San José / Rozmowa ze Świętym Józefem

Audio: La virtud de San José

Video: San José, un hombre, un santo

Video: 18 de marzo de 2009 Meditación Josefina en el rezo de Vísperas de Benedicto XVI

Video: 19 de marzo de 2009 Palabra de vida dedicada a San José por el P. Jesús Higueras

Video: 19 de marzo de 2009 La actualidad de San José. Por José Luis Navas

Canto: 'Carpintero'. Un canto del cantautor católico Felipe Gómez

Benedicto XVI, Misa del 19 de marzo de 2009. Viaje Camerún-Angola.

IPH, Podcast